http://www.mujersisimas.com/index.html      

Regístrate GRATIS para recibir nuestro boletín por email y declárate toda una Mujersísima.

 
 
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
 

Superando el miedo y la "Crisis económica"

dios y tu carrera

 

Últimamente, he notado que algunos de mis clientes, aquí en España, me han comentado sobre el temor y la ansiedad que sienten por los problemas económicos que han afectado al mundo que los rodea. En España se le conoce como “La Crisis” y es un tema que sigue siendo noticia de mucha importancia. La gente sigue hablando regularmente sobre este tema con ansiedad y gravedad, aún dos años después de que ha ido desapareciendo de los titulares en Estados Unidos. Ahora en los EEUU la atención se ha concentrado en crear consciencia sobre temas en relación a las manifestaciones que se están llevando a cabo en todo el país con el movimiento de Toma Wall Street (“Occupy Wall Street”). A menudo he comentado que el temor es una ilusión fabricada por nuestros propios egos. Uno puede liberarse de este temor simplemente reconociendo esta verdad y seguir adelante, concentrando nuestras energías en actividades más productivas que nos darán lo que verdaderamente deseamos. Sin embargo, esta vez decidí investigar esta cuestión de la economía un poco más en detalle, ya que no soy experta en este campo, ni tengo interés por serlo.

Empecé mi investigación con el experto más destacado en finanzas internacionales que conozco, mi esposo, Jay. De hecho, Jay lee una revista semanal “The Economist”. La revista tiene tantas caricaturas y fotografías que uno podría confundirla con una revista de espectáculos de lejos, pero al revisarla en más detalle, está claro que las fotos son de personas que no reconozco, con la excepción de una que otra foto de Barrack Obama o de Donald Trump y MUCHAS gráficas complicadas.

La primera pregunta que le hice a mi esposo fue: “¿Qué es lo que crea esta crisis económica repentina, impulsada, al parecer, por temor?” Me sorprendió cuando me contestó lo siguiente: “Tienes toda la razón! Es una crisis económica provocada completamente por el temor de la gente.” Le seguí preguntando: “¿Qué quieres decir con eso?” y el me contestó: “Quiere decir que el Mercado Económico esta basado en la confianza del consumidor. Los inversionistas siguen invirtiendo dinero para que el consumidor pueda comprar y vender productos hasta que el Mercado se “asusta”, lo cual provoca contracciones en la economía.”

“¿En serio, Jay? ¿Asustado? ¿El Mercado? Sabes, Jay, creo que somos mayores y podemos hablar como adultos (wink, wink).” Se ríe y me dice: “Estoy hablando en serio. Así se le dice cuando los inversionistas dejan de invertir, las empresas dejan de fabricar producto, y por ello, necesitan menor cantidad de trabajadores. Esto ocasiona que la gente pierda sus trabajos, y en consecuencia la cantidad de consumidores es cada vez menor.” “Porque ¿literalmente se “asustan”?” le pregunté. “Sí, y aquellas personas que logran mantener su trabajo, viven con el “temor” y gastan menos por el temor de perder su empleo, etc… Es un ciclo que continúa hasta que el consumidor vuelve a hallar la confianza. De hecho, la confianza del consumidor es un tema regular entre Economistas.” “Entonces…” le pregunté, “O sea ¿el grado de seguridad que sienten las personas sobre la estabilidad de sus ingresos determina sus actividades de consumo, por lo tanto, sirve como uno de los indicadores claves en la forma general de la economía?” Me contestó, “Sí, de hecho, existe un indicador económico que se llama el “Índice de la Confianza del Consumidor”. Hmm ¡Interesante!

Empecé a pensar: “¡Yo creo que debe haber alguna de esas cámaras escondidas por aquí, como en los programas de Televisión que hacen bromas a la gente desprevenida!” Sin embargo, Jay me siguió platicando y a pesar de que los economistas conocen muy bien las conductas del Mercado, las matemáticas y la historia de las recesiones anteriores; no saben muy bien como pronosticar este tipo de situación. “La verdad es que los mejores economistas, psicólogos y matemáticos del mundo han estudiado la economía y han concluido que ésta es la causa por la que los inversionistas se precipitan y liquidan sus acciones de manera repentina. Estos estudios se realizaron con el fin de poder encontrar una fórmula para pronosticar las “caídas” en la bolsa de valores”. Desafortunadamente no lo han logrado. Mi esposo opina que un economista con estudios vinculados a la Crisis podría ganar el Premio Nobel de Economía. La economía tiene aspectos, al parecer, muy difíciles de entender, y los economistas y los políticos complican estos asuntos, aún más, para enmascarar el hecho de que tienen muy poco control sobre la economía. Esto es exactamente lo que hemos visto en la Crisis Económica actual.

Entonces, todo tiene que ver con el temor. Durante un periodo de tiempo la gente no siente ese temor, y aumenta la confianza y todo parece estar bien. A veces, todo parece estar tan bien que la gente empieza a actuar de manera irresponsable, hasta que empieza a sentir el temor y la economía se estanca. A caso, ¿esto nos recuerda a la conducta humana?

“Un Curso en Milagros” nos recuerda que siempre enseñamos lo que creemos. Ya sea que nos agrade o no. Por lo tanto, es fácil echarle la culpa a los inversionistas, al gobierno, o a cualquier otra persona por esta crisis económica, sin embargo, debemos tomar responsabilidad y aceptar el hecho de que nos hemos dejado llevar por el temor, en lugar de dejarnos llevar por lo que nos dice Dios (en la forma que se manifiesta). Hay que ser conscientes de que cuando está presente ese temor, empezamos a tomar decisiones limitantes, pensando que existe alguna posibilidad de quedarse sin un ingreso fijo. Es posible, que también charlemos sobre la gravedad de situación económica y el temor que sentimos. Al hacer esto, lo que hacemos es pasar la información (el temor) a los demás. En consecuencia, los “demás” siguen haciendo lo mismo y el temor se pasa a los inversionistas (el universo), quienes verán el temor en los “demás”, en realidad en TI (es algo contagioso). ENTONCES, la realidad es esta: Nosotros decidimos en que creer. Recordemos que el punto enfoque de lo que creemos se extiende. Por lo tanto, nosotros (ustedes, yo) somos los responsables de lo que creemos y la manera en que afecta al mundo en que vivimos. Es fácil echarle la culpa al Gobierno, la Economía, los Terroristas, etc. por lo que está pasando, pero tomemos la responsabilidad (no la culpa), pero la responsabilidad para empezar a fortalecer nuestro sistema inmune en los aspectos físicos, mentales y colectivamente. De esta manera ¡¡podremos cambiar esta crisis económica!! ¡¡Vamos a recuperar nuestra Fe, nuestra Alegría, Nosotros mismos y nuestra Economía!! ¡¡Recordemos que existe un poder más fuerte y más grande de lo que vemos o escuchamos en la televisión, y de lo que nos dice el mundo…Dios (de la manera que lo conozcan), el Universo, o el nombre que le hayan designado a este Poder de Amor, Paz y Alegría!! Entonces, en lugar de seguir los pasos de los economistas, juntos, ¡ sigamos en los pasos de Fe, de Alegría con toda la Responsabilidad hasta el final de la Crisis o falta de dinero o de cualquier cosa que pensamos que no esté bien! Lucha por lo que es verdadero. Hay que investigar un poco lo que dudamos. Posiblemente les sorprenda descubrir lo que en algún momento parecía tan complicado, tiene una solución tan sencilla. Nosotros somos los que complicamos los problemas.

Siendo honestos, a veces no vemos el dinero que entra a nuestros hogares, debido a que pagamos nuestras deudas el día que nos pagan. Entonces, hagan esta prueba: En lugar de estresarnos al hacer los pagos y pensar “¡Ya llegó otro recibo! ¡Odio hacer estos pagos!”, digamos “GRACIAS, muchas gracias por el agua, la luz, el gas o lo que sea que se está pagando y vamos a comunicarle lo agradecidos que estamos por el calor que nos brindó, por el agua que nos limpió, por haber calentado la comida que preparamos, etc. y vamos a estar contentos de “gastar” ese dinero. Vamos a verlo como un bello intercambio. Al pagar por un almuerzo o por la comida de la despensa, vamos a asegurarnos de agradecerle al dinero por estar con nosotros y por darnos los alimentos deliciosos o lo que sea que estemos comprando. Imaginen el dinero en las manos de personas maravillosas en la forma de milagros. Así somos los que brindamos milagros a través del intercambio de dinero. ¿No sería maravilloso? No sólo daremos fin a esta Crisis, sino que también ¡¡podremos compartir milagros!! Yijee!!

Hace poco di una charla sobre este tema en Madrid y les pedí que compartieran un mensaje más positivo así como: “Escuché que la Crisis esta mejorando, las cosas están cambiando para bien!” una semana después en Consumer.es (el 18 de octubre para ser exactos) leí que de todos los países europeos, España se considera el país más optimista en cuanto la Crisis Económica. Y me puse a pensar: como le voy a hacer para convencer a los que fueron que crean que entre todos creamos ese resultado y que no fue coincidencia que encontré el artículo inmediatamente después de que compartimos el positivismo. Les invito a que sigan compartiendo el mensaje en su comunidad, la economía está mejorando (porque tienes fe y confianza). ¡Después vean los resultados que juntos podemos crear! Como siempre digo, no crean lo que digo, compruébenlo ustedes mismos.

Recuerden que el punto de enfoque se expande. Entonces, independiente de lo que estén pasando en este momento ya sea económico, físico, o emocional, investiguen el otro lado y concentren su energía en la verdad de la vida. Si nos fijamos en aquello que aparentemente nos provoca temor, existe una respuesta simple y sencilla. Si no saben cómo hacerlos, empiecen por encontrar lo que nos hace sentir paz. Aprendamos a querernos a nosotros mismos, para utilizar el verdadero poder en el mundo y podamos ser rescatados de esta “Crisis Económica”.

Que Dios te Bendiga, para que nos puedas bendecir a todos. Porque en realidad, tu felicidad es un regalo para todos.

;

 



 

 

 

s